lunes, 12 de agosto de 2013

Polos Iguales.


Un día desperté y me miré a mí mismo en el espejo, y pensé en todas esas historias de amor que ves en las películas y lees e los libros, y también pensé en todas esas parejas que he visto en la calle, y en que puede que él o ella algún día les falle. Pensé en todas las parejas que acaban divorciados hoy en día, pensé en el dicho aquel de “polos iguales se repelen” mientras me vestía.

Salí a caminar y a comprar un café como de costumbre, entonces mis pies anduvieron y pensé en cómo es que las personas el amor descubren. Pensé en todas esa gente ofreciendo fuego con sus Zippo, en todos esos hombres prestando sus abrigos, en todas esas risas que se producen al momento de rosar los labios en un ombligo.

Fumé uno y otro cigarro, entonces pensé en el resplandor del brillo de la luna en los ojos de los enamorados, y pensé en que quizá por llevar siempre en tu corazón a alguien algún día todo se vuelve pesado. Pensé en que algún día también quiero de la música bailar al compás, deseé con todas mis fuerzas ser de alguien alguna vez su “estrella fugaz”.

Fui al cine a ver el último estreno y vi a varias parejas de la mano, entonces pensé en si alguna vez todos ellos no se cansarían de quererse demasiado, y me vinieron a la mente miles de recuerdos donde era yo feliz cuando comíamos pizza, veíamos TV y  estaba siempre a tu lado. Y pensé en tu sonrisa, en tu pelo revuelto por la brisa. Y nuevamente pensé en el dicho aquel de “polos iguales se repelen” mientras extrañaba tanto tus caricias.

Caminé hasta una fuente de sodas, donde me compré dos helados, uno para mí y otro para las ya muy grandes ganas de regresar a tu lado. Y pensé en todos esos amores que juraron ser eternos, y también en cómo eran nuestras vidas antes de conocernos. Pensé en todas esas canciones tan bonitas tratando de por algunos ser olvidadas. Pensé en las mismas canciones por muchas personas siendo sumamente amadas.

Llegué a casa después de un día sin sentimiento alguno, me recosté en la cama y entonces comprendí todo este asunto.

“Polos iguales se repelen” es algo que la mayoría de la gente dice porque lo escucharon algún día, sin embargo, no tienen ni la menor idea de qué es lo que esto está trayendo a sus vidas.
Si los polos iguales se repelieran, no habría parejas que como son diferentes, ceden a probar nuevas cosas con tal de complacer a su novio o novia, pero que tarde o temprano se cansan de ceder y no satisfacer sus necesidades al cien por ciento. Entonces comprendí.

No estoy diciendo que los polos opuestos no se atraigan, es sólo que creo que se van destruyendo día con día, en cambio, los polos iguales pueden encontrar nuevas formas de divertirse juntos, ya que a los dos les gusta lo mismo, y hacer que su amor dure para toda la vida.

Entonces dormí, mis ojos se cerraron, en ese momento comencé a soñar. Soñé contigo y conmigo, soñé que tal vez no nacimos para estar toda la vida contiguos. Soñé que tal vez éramos polos completamente opuestos, de los que se aman, pero no les dura toda la vida. Entonces comprendí que algún día encontraría mi equivalente en polo, pero que ese día no sería no fue ni ayer, ni hoy, ni contigo.

Nota: Esta entrada también fue publicada en la Edición de Julio de "Vas Que Vuelas" (página 30 y 31), la cual pueden leer aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada